En septiembre, los jueves son de cine indie de USA

por max 1. septiembre 2014 05:49

 

Todos los jueves de septiembre, Max nos traerá lo mejor del cine independiente o indie, como también lo llaman; ese cine hecho en USA que, ya sabemos, está hecho sin grandes costos de producción pero montado sobre la idea de presentar historias originales, diferentes, de conflictos humanos profundos y, por supuesto, en ocasiones, también muy descabelladas.

Acá, las cuatro pequeñas joyas y sus fechas, con una pequeña nota para cada una, haciendo especial énfasis en la primera, que es la que nos toca pronto:


 

Jueves 4: Short Term 12 (2013): un drama sobre la juventud perdida dirigido por el joven cineasta Destin Daniel Cretton. Esta conmovedora y dura historia toma el punto de vista de Grace (Brie Larson), una joven veinteañera que se desempeña como supervisora en un centro de atención de adolescentes huérfanos o maltratados por sus familiares. Años atrás, ella estuvo en la misma situación que los chicos a los que cuida, y ahora sólo anhela devolver el favor a quienes les salvaron la vida. Al mismo tiempo intenta estar a gusto con su novio Mason (John Gallagher Jr.), uno chico nada fácil. No obstante, en ella aún se mueve el pasado conflictivo, que late allí como herida y que empezará a surgir con la llegada de nuevos miembros a la comunidad, en especial Jayden (Kaitlyn Dever), una chica inteligente y problemática en la que Grace verá mucho de lo que ella fue y que quizás siga siendo. Cabe destacar que la película está basada en el documental del mismo nombre que le dio a Cretton el premio en Sundance a Mejor cortometraje en 2009.


 

Jueves 11: Comenzando de nuevo (Smashed): Cinta de James Ponsoldt que se adentra, a profundidad y con seriedad, en el drama de Kate, una maestra de escuela alcohólica que luchará, junto a su marido por vencer la terrible enfermedad que la atormenta.

 

 

Jueves 18: Upstream Color: segunda joya cinematográfica dirigida por Shane Carruth. Quizás la película más extraña de este ciclo, Upstream color es una especie de thriller de ciencia ficción y al mismo tiempo un drama romántico que incluye a unos gusanos que se mueven por la sangre y que trastornan la personalidad, a una muchacha atormentada y perdida que no recuerda ciertos momentos de su pasado, a un granjero-científico-estafador que hipnotiza a sus víctimas con los dichosos gusanos y a un hombre que también ha olvidado cierto detalles importantes de su pasado.


 

Jueves 25: Small Apartments: otra increíble cinta de género impreciso dirigida por Jonas Åkerlund, en la que habrá un asesinato, unos vecinos fuera de lo común y un hombre muy torpe, encargado de esconder el cadáver.

Anótalo, cada jueves de septiembre, una película independiente de USA para ti.

¿Qué ves cuando ves Max?

Confesiones de un hijo del siglo, un drama histórico sobre el amor y la decadencia protagonizado por Pete Doherty y Charlotte Gainsburg

por max 28. agosto 2014 08:27

 

El drama de época Confesiones de un hijo del siglo (Confessions of a Child of the Century, 2012) es una adaptación de la novela autobiográfica de 1836 que lleva el mismo nombre y que fue escrita por el poeta y dramaturgo francés Alfred de Musset. La película, dirigida por la belga Sylvie Verheyde (Stella), nos presenta en los roles protagónicos a la musa de Lars von Trier, a la valiente Charlotte Gainsburg (por trabajar con Von Trier es valiente) y al enfant terrible de la música británica contemporánea, Pete Doherty.

Estamos en los finales de las guerras napoleónicas, en pleno siglo XIX, Octave (Doherty) es un joven atractivo que vive ajeno a cualquier crisis de su tiempo, y no hace más que amar a su bella esposa Elise (Lily Cole). Pero entonces Octave descubre que ella le es infiel, y él va a caer directo en los abismos del exceso y la decadencia bajo la tutela de su amigo Desgenais (August Diehl). No obstante, por debajo de la vida libertina, late en Octave una necesidad más profunda. Y es que Octave todavía abraza esperanzas de un amor puro y verdadero. En plena crisis, muere su padre, y Octave, ya realmente desesperado, no hace otra cosa que huir al campo, tema muy típico de las novela decimonónicas; es decir, ese establecer los contrastes del campo y la ciudad. Ya en la campiña, Octave conoce a Brigitte Pierson (por supuesto, la Gainsbourg), una viuda diez años mayor que él, que dedica sus días a palear la miseria de los necesitados. En ella, Octave encuentra ese anhelo nunca sepultado por los excesos, es decir, encuentra un nuevo amor. Luego de luchar contra la resistencia de la dama, que ha sufrido en el pasado por causa de las relaciones sentimentales, Octave, ya triunfante, comienza a dejarse llevar por la desconfianza que se ha enquistado en él por causa de su historia reciente. En un mundo en pleno derrumbe de creencias y valores, romántico y descreído, saturado del llamado mal de siglo (recordemos al Werther de Goethe), el amor parece destinado a perecer. Como hijo de su tiempo, Octave enfrentará entonces un profundo dilema, y tendrá que decidir.

Confesiones de un hijo del siglo, este domingo 31 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

Etiquetas:

Y acá, la recapitulación del segundo capítulo de The Knick

por max 28. agosto 2014 08:08

 

En el segundo capítulo de The Knick, nos adentramos en la vida de algunos de los personajes, principalmente en la del doctor Algernon Edwards y en la del administrador Barrow.

Sobre Algernon Edwards nos enteramos que, a pesar de haber estado en Europa y de ser un médico de primera, vive en el distrito Tenderloin, un barrio pobre destinado a los negros. Allí vemos por las dificultades que pasa. Debe, por ejemplo, hacer fila para usar el único baño del edificio, y además soportar la agresividad latente de otro hombre, quien pregunta por sus zapatos de fino cuero.

Por otro lado, la reciente instalación de la electricidad trae problemas en la sala de cirugías. Un cauterizador eléctrico explota en plena operación, y como consecuencia muere el paciente y una enfermera que, sin reparar en sus acciones, arroja un cubo de agua sobre el cauterizador en llamas, lo que hace, al alcanzarla el agua, que se electrocute. Thackery queda muy molesto, y también Cornelia, la hija del benefactor del hospital. Ambos expresan su enojo al administrador, el señor Barrow. Le dicen que la instalación ha sido una estafa, que la luz se va a cada rato, que le reclame al contratista. En este punto, la historia se adentra un poco más en el administrador, de quien descubrimos tiene ciertos negocios turbios con el mentado contratista y también ciertas deudas con algunos personajes bastante oscuros, entre ellos, el pandillero Bunky Collier. Barrow lo visita y le pide un plazo de dos semanas para la entrega del dinero de la deuda. Collier se niega y le dice que tiene sólo una semana; además lo somete y le arranca, sin anestesia alguna, un diente.

Durante las rondas por la sala de convalecencia, Thackery encuentra a un paciente con aneurisma. Decide que debe operarlo urgentemente. Algernon Edwards recomienda un tratamiento galvánico que ha tenido éxito en Europa. Thackery se niega a seguir esa vía, y el paciente muere en la operación, donde no ha sido admitido Edwards. Más tarde, Thackery y sus tres asistentes conversan sobre el tratamiento galvánico. En lugar de dirigirse a él, Gallinger, Bertie y Cleary irrumpen de noche en la oficina de un doctor que recibe revistas y diarios europeos. Encuentran lo del tratamiento gálvanico pero en francés.

Edwards, por su parte, aislado en una «oficina» en los oscuros sótanos del hospital, se ha propuesto darle un mejor uso al sitio, y atiende allí, clandestinamente, a una mujer de raza negra. Ella le dice que tiene un familiar con ciertas dolencias, y le pregunta si no sería molestia que Algernon lo atendiera. El médico le dice que vaya a visitarle, que lo atenderá.

Thackery, al terminar el día, vuelve a la casa de opio en el barrio chino, donde descubrimos que al parecer tiene una amante. Y finalmente, Edwards, ya en su casa, se encuentra de nuevo con el vecino agresivo, que lo toma de la solapa y le espeta que se cree mejor que los demás. Para sorpresa de todos, el educado Algernon Edwards le da una gran paliza. Antes de retirarse, le deja unas vendas y un frasco de medicina.

 

Etiquetas:

General

Inevitable, una comedia llena de suspenso, o un thriller con toque de comedia

por max 20. agosto 2014 06:16

 

Inevitables son las crisis a ciertas edades, inevitable es el amor, inevitable también parecer ser el destino, y sin duda, inevitable es la muerte. La co-producción argentino española de 2013 dirigida por Jorge Algora (El niño de barro), basada en una obra de teatro de Mario Diament, nos cuenta la historia de Fabián (Darío Grandinetti), un ejecutivo de banco que entre una y otra razón termina entrando en crisis. Estará la muerte un compañero (que él presenciará) y el encuentro en un banco de parque con un escritor ciego (Federico Luppi), dos sucesos que llevarán a la gran crisis, a la crisis del qué hacer con la vida, del pensar si estoy haciendo lo que debo hacer, si tomé la decisiones correctas de vida, si tengo el amor que alguna vez anhelé. Fabián, cabe decir, está casado con Mariela (Carolina Peleritti), una psicóloga que se ocupa de sus pacientes más que de su marido. Así que nuestro ejecutivo de banco, luego del la conversación con el escritor ciego, tomará la ruta de la aventura romántica y se obsesionará con Alicia (Antonella Costa), una escultora que vive en La Boca. Acá la cinta, de cierto drama y con toques de comedia (no sé si romántica) dará una vuelta de tuerca hacia el suspenso, pues tal como he señalado, literalmente, Fabián se obsesiona con Alicia, a niveles de alta tensión, que el espectador, por supuesto, disfruta.

Inevitable es una cinta de contrastes, maravillosamente actuada, que nos lleva hacia un final inesperado, dentro de este contexto del destino, el amor, la locura y las crisis de vida. Una montaña rusa de emociones y sorpresas.

Inevitable, este domingo 24 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

 

Etiquetas:

General

Y acá tienes la recapitulación del primer capítulo de The Knick

por max 19. agosto 2014 11:36

 

Un hombre despierta en una casa de opio en el barrio chino de Nueva York en el año de 1900. Es nuestro protagonista, el doctor Dr. John Thackery. Lo que viene a continuación, ocurrirá con tanta intensidad que no nos dejará respirar. El doctor Thackery tomará un carruaje, durante el camino se inyectará en el pie cocaína líquida. Así, ya fuera del efecto del opio, entrará a una sala de cirugía. Asombra ver que la sala está en medio de lo que parece ser un auditorio de clases de varios niveles, donde los estudiantes presencian las operaciones. El caso: una mujer con placenta previa que se encuentra en peligro de vida. Thackery comienza la operación junto a su socio y jefe el doctor Christiansen. Lo que presenciamos es un desastre donde los avances médicos del momento intentan a mantener a raya la muerte. Pero no, el desastre es el desastre; la paciente muere, el bebé también. Christiansen se retira a su despacho, pone una sábana sobre el sofá, se acuesta y se pega un tiro en la cabeza. Imposible respirar, ¿no?

Thackery es ascendido a jefe de cirugía (el puesto que era de su mentor Christiansen) en una reunión de la directiva del hospital. Se habla de la situación económica. Es muy mala para el hospital. Cornelia, la hija del capitán Robertson, el benefactor de la institución, recomienda que el nuevo ayudante, mano derecha de Thackery, sea un tal Algernon Edwards, un doctor americano que regresa de Europa. Más adelante, Thackery se entrevistará con este hombre. La sorpresa será que Edwards es de raza negra. Thackery lo rechaza de inmediato, no quiere negros en su equipo; le explica que eso generará desconfianza entre los pacientes. Magistral —e insólito para el espectador— cuando Thackery le dice que en su currículo no decía que él era de raza negra. Sin embargo, Edwards, por presiones de los benefactores —que se encuentran financiando la instalación de la electricidad en el hospital— volverá junto a Thackery. Thackery lo rechazará de nuevo, y Edwards, tras una operación revolucionaria insistirá que no se irá hasta que aprenda todo lo que tiene que aprender de Thackery.

En este primer capítulo conocemos también al inefable, rústico y sarcástico conductor de ambulancia (guiada por caballos), Tom Cleary, a una monja que fuma y que responde con crudeza a los avances de Cleary, y a la joven enfermera Lucy Elkins, quien en cierto momento rescata de una crisis de abstinencia al doctor Thackery, inyectándole en la vena de su miembro viril la dosis de cocaína líquida.

El capítulo cierra con una operación al intestino de un paciente con tuberculosis y septicemia. La operación es revolucionaria en todos sus aspectos, incluso en lo que respecta a la anestesia, que resulta ser cocaína líquida inyectada a través de la columna. Y luego el final final: la definitiva instalación de la electricidad (de la luz) en el hospital. Una verdadera belleza.

¡Sin duda, The Knick empezó con muchísima fuerza!

The Knick, dirigida por Steven Soderbergh y protagonizada por Clive Owen, todos los viernes, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Etiquetas:

General

Despertares, una gran cinta de luz y caída en la oscuridad protagonizada por el gran Robin Williams

por max 15. agosto 2014 09:06

 

 

Este domingo podrás disfrutar de uno de los filmes más conmovedores del gran Robin Williams. En homenaje a su carrera, a su carisma, a su obra, Max transmitirá Despertares (Awakenings, 1990), de la directora y actriz Penny Marshall, quien fuera muy cercana a Williams desde los años estelares de Mork y Mindy.

Despertares cuenta como guionista a Oliver Sacks, el famoso neurólogo británico que en los setenta escribió un libro con ese mismo nombre, que relata varias de sus experiencias como médico tratante de la encefalitis letárgica, epidemia que azotó a millones de personas entre finales de 1920 y casi toda la década de 1930. Como es sabido, Sacks trató a estos pacientes en los años sesenta con la droga L-DOPA, la misma usada para tratar la enfermedad de Parkinson, lo que llevó a que los pacientes tratados por Sacks salieran de su estado. Sin embargo, aquel triunfo fue breve, pues al poco tiempo los pacientes volvieron a la inconsciencia.

Robin Williams, en este trabajo de Marshall, interpreta al doctor Malcolm Sayer, quien sin duda está inspirado en Oliver Sacks. Apoyándolo en este magnífico trabajo se encuentra Robert De Niro, como el paciente que saldrá de su parálisis por un tiempo para luego volver a caer definitivamente en un estado de inconsciencia perpetuo. La capacidad de Williams para crear simpatía, para encantar a su público, toda esa alegría, esa ternura y también esa locura que arrojaba su actuación se muestra acá magníficamente. El doctor Malcom Sayer es Williams en todo su esplendor. El Williams que amaba la vida, el Williams del triunfo sobre el alcohol y las drogas (estuvo sin beber durante más de 20 años, y alejado de la cocaína, según parece, hasta el final), el Williams que todos llegamos a admirar y amar. Un hombre de sonrisa contagiosa que nos daba esperanzas. Lamentablemente, su final fue otro, porque detrás del destello de luz siempre se esconde alguna oscuridad. Como el paciente de Despertares, Williams fue alegría de vivir durante un tiempo, y luego, al final, volvió a sus oscuridades. Al parecer padecía una fuerte depresión. No obstante, su amor por el día a día, por la sonrisa siempre puesta, nos quedará. Ese es el gran Robin Williams que nunca olvidaremos.

Despertares, este domingo 17 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

 

Etiquetas:

General

Scatter My Ashes at Bergdorf's, un documental a todo lujo sobre una de las tiendas por departamentos más lujosas del mundo

por max 14. agosto 2014 08:12

 

Este no es un documental del millonario Michael Moore infiltrándose en una tienda súper lujosa para denunciar el capitalismo. Mas bien es todo lo contrario, Matthew Miele, el director de Scatter My Ashes at Bergdorf's (2013) nos trae un trabajo que es un homenaje a una de las tiendas por departamentos más lujosas del mundo ubicada en la Quinta Avenida de Manhattan, la Bergdorf Goodman, fundada en 1889 por un inmigrante de origen francés.

El documental traspone las puertas y las vitrinas y se va detrás de todo, para explorar este fenómeno de la moda que sin duda forma parte del famoso sueño americano. Esa tienda está allí porque es posible soñar con ella y porque es posible acceder a ella. Pero como sueño —eso se nos dará a entender— requiere de tesón y mucho trabajo para alcanzarlo. De allí, por ejemplo, que una estrella del diseño como Isaac Mizrahi llegue a decir que si tu colección no está en Bergdorf, pues mejor ve olvidándote de tu futuro. ¡Pero claro, si quieres ver luminarias de la moda opinando sobre la tienda en este documental, las verás! Acá están entrevistados Tom Ford, Marc Jacobs, Karl Lagerfeld, Giorgio Armani y hasta una de las brujas de la moda más temibles y divertidas del medio como es Joan Rivers. Y esto es sólo una pequeña muestra de los que aquí hablan y se dejan ver en todo su esplendor.

Al documental no le falta nada. El director incluso nos aporta una maravillosa mirada al pensamiento y al personaje que está tras el diseño de las famosísimas vitrinas de la tienda. Realmente resulta toda una sorpresa adentrarse en este curioso mundo de la escenografía de la moda, un pasaje inédito y muy interesante que disfrutarás tanto como yo, que de moda, lo juro, no sé nada. Pero este documental, sin duda, te atrapará.

Scatter My Ashes at Bergdorf's, este martes 19 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

Etiquetas:

General

La banda de Jotas, una comedia negra de la genial Marjane Satrapi

por max 13. agosto 2014 07:30

 

 

Marjane Satrapi, la directora iraní residenciada en París que conmocionó al mundo con la novela gráfica Persépolis y luego con la cinta del mismo del nombre, vuelve con una tercera cinta (la segunda fue Poulet aux prunes), separándose de su usual codirector, Vincent Paronnaud, y saliéndose completamente del mundo de la animación. Estamos hablando de La banda de Jotas (La bande des Jotas, 2012), comedia que Satrapi no sólo dirige, sino que también escribe (como es usual en ella) y actúa como protagonista. En cuanto a la locación, la directora también hace otro movimiento hacia afuera, pero en este caso fuera del Irán de sus temáticas para irse a instalar en España. Aunque instalar no es precisamente la palabra, porque en realidad esta película no para de moverse a lo largo de carreteras, desiertos y pequeños poblados en el mejor estilo de las road movies, con algo, debo agregar, de spaguetti western a lo Sergio Leone, pues el paisaje árido que constituye el marco de las acciones da para ello.

Estamos ante una comedia negra, pequeña pero inteligente, que comienza con la confusión de un equipaje. Quien ha cometido el desatino es una misteriosa mujer (la misma Marjane Satrapi), quien, con el supuesto fin de devolver el equipaje, termina reclutando a un par de amigos interpretados por Mattias Ripa y Stéphane Roche (que son además el productor y el editor de la película), inocentes jugadores de bádminton que no saben en qué lío se han metido, pues esta mujer que al principio se aparece como víctima de una banda de mafiosos cuyos nombres empiezan todos por "J", termina resultando, para deleite del público, otra cosa. La misteriosa mujer esconde algo más, y resulta, de agregado, una gran contadora de historias que entretendrá tanto a los personajes como al espectador.

Una comedia negra que ha divertido incluso a la misma directora, quien asegura que entre una película y otra, alternará con proyectos más pequeños y divertidos como éste.

La banda de Jotass, este domingo 17 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

Clive Owen protagoniza The Knick

por max 26. julio 2014 03:50

 

Clive Owen es todo un tipazo. Sin más, es un tipo grandote, apuesto y con algo salvaje y al mismo tiempo inocentón que hace que te caiga bien.

Si bien tuvo su gran éxito mundial con Closer (2004) de Mike Nichols, ya venía de hacer carrera en Inglaterra (es inglés), tanto en el teatro como en la televisión. De hecho, Closer es una obra de teatro escrita por Patrick Marber que tuvo mucha taquilla en Londres en 1997, y en donde Owen interpretaba a Dan, un periodista fracasado que vivía de escribir epitafios. Caso curioso: en la película, Owen tomó el rol de otro personaje, el de Larry, un dermatólogo inglés arrasado por la pasión. No estuvo mal el cambio: obtuvo una nominación a Mejor Actor de Reparto en el Oscar, y los premios en la misma categoría en los BAFTA y en los Globos de Oro. Owen, no obstante, ya había trabajado con directores de primera, por ejemplo con Robert Altman en Gosford Park (2001), e incluso había protagonizado una versión de la leyenda del rey Arturo en King Arthur (2004) de Antoine Fuqua. Es decir, en un mismo año, Owen protagonizaba una cinta dramática pero al mismo tiempo exhibía sus dotes para la acción. De hecho, al año siguiente, continuó su vertiente actoral ruda con Sin City (2005) de Frank Miller y Robert Rodríguez, una versión de la novela gráfica de Miller. En 2006 lo volveríamos a ver en Children of Men, una cinta sobre un mundo apocalíptico dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón. Owen mezclaría acá su lado dramático y su lado épico para darnos una actuación tan resaltante como las anteriores. En 2012 lo tendríamos de nuevo en Hemingway & Gellhorn, producción original de HBO, donde encarnaría al escritor Ernest Hemingway.

Y ahora, en 2014, lo tendremos de vuelta en la serie The Knick.

Ya te lo hemos venido contando, se trata de una serie de diez capítulos dirigidos por Steven Sodebergh y protagonizada por Clive Owen. Owen interpreta en este magnífico drama sobre la medicina a inicios del siglo XX, al médico cirujano, genio y además adicto a la cocaína líquida, John W. Thackery. Thackery, un personaje indomable y lleno de amor por su profesión, resulta perfecto para que Owen demuestre lo bien que puede desarrollar personajes salvajes y atormentados pero también con un profundo sentido de la dignidad o del deber. En este caso, Thackery encabeza el equipo médico de cirugía el hospital Knickerbocker en Nueva York. Lo escoltarán en la misión actores americanos de teatro, cine y televisión como Andre Holland, Chris Sullivan y Michael Angarano (calificado por Vanity Fair como una de las promesas más importantes de Hollywood), y las inglesas Juliet Rylance y Cara Seymour (Adaptation, Gangs of New York, Hotel Rwanda), entre otros jóvenes y muy talentosos interpretes. Ah, además tenemos a una irlandesa: la hija del Bono de U2, la bellísima Eve Hewson. Todos ellos serán doctores, enfermeras y monjas que estarán en el hospital mejor conocido como "el Knick", para vivir la emoción, la tensión, los errores, los triunfos, los dramas y las pasiones que girarán en torno al Dr. Thackery en su lucha por superar sus propios prejuicios y los de la época y alcanzar así una medicina mucho más avanzada.

The Knick, en estreno el viernes 15 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

 

Steven Soderbergh dirige The Knick, poderosa serie en 10 capítulos sobre la medicina a principios del siglo XX

por max 26. julio 2014 03:40

 

A sus 51 años, Steven Soderbergh ya había anunciado que se retiraría de la dirección. Suponemos que andaría cansado de tanto trabajo (cuenta con 37 créditos como director y con 35 como productor), aunque también podemos pensar que ya no encontraba mayores retos. Pero entonces, cierto día, le llegó el guión de una serie de televisión, y allí, su intención de retirarse, cambió. La serie: The Knick.

Pero es que Soderbergh ha trabajado muchísimo y merecido también una buena cantidad de reconocimientos. En 1985, a sus 22 años, recibiría una nominación al Grammy por la dirección de video álbum en vivo de la banda de rock progresivo Yes.

En 1989, nos entregaría Sex, Lies and Videotape, un drama fuerte de parejas, infidelidades y sexo caliente. Ese mismo año se convertiría en el director más joven en ganar un Palma de Oro en Cannes, y en uno de los máximos representantes del cine independiente de los noventa.

Con Out of Sight, en 1998, comenzaría una estrecha amistad y sociedad con George Clooney, que llevaría a ambos a realizar cintas con gran éxito comercial. Out of Stight obtuvo una muy buena taquilla y perfiló a Soderbergh como un director que podía hacer dinero realizando películas entretenidas con cierto regusto a cine independiente.

Ya para el año 2000 vendría el gran éxito de Erin Brokovich, un drama mezclado con thriller judicial que le daría a Julia Roberts el Oscar de la Academia a Mejor Actriz. Soderbergh, por su parte, obtendría dos nominaciones a Mejor Director, una por Erin Brokovich y otra por Traffic. Es decir, él sería el primero en la historia del Oscar en ser nominado a Mejor Director por dos películas en la misma entrega. De las dos, Traffic le mereció el galardón.

Ya junto a Clooney, se lanzaría a hacer la muy amena y emocionante trilogía de ladrones exquisitos que comenzaría con Ocean´s Eleven (2001), proyecto inspirado en aquel trabajo de 1960 protagonizado por el famoso Rat Pack, y que acá incluiría a Clooney, a Brad Pitt y a Julia Roberts, entre otros.

Volvería a estar en la boca de todos en 2010 gracias a Contagion, una cinta colectiva sobre un virus letal que ataca el mundo. Contagion tuvo un reparto de primera que incluía a Matt Damon, Kate Winslet, Gwyneth Paltrow, Marion Cotillard y Jude Law.

Claro está que su proyecto más renombrado en estos años últimos años ha sido Behind the Candelabra (2013), película para televisión que hizo para HBO (ya había dirigido para el canal una miniserie de nombre K Street), donde Michael Douglas interpreta al excéntrico pianista Liberace, y Matt Damon a su amante Scott Thorson. Con Behind the Candelabra, Sodberbergh se llevó el Emmy a Mejor Director.

Ya se ve, Soderbergh ha trabajado muchísimo. Cuando dijo que se retiraría, lo comprendemos. No obstante un nuevo proyecto se atravesó en su camino. Este proyecto fue The Knick, una maravillosa serie montada en 10 capítulos y dirigida íntegramente por él mismo.

The Knick se mete en el interior del hospital Knickerbocker de Nueva York, a principios del siglo XX, momento histórico en que todavía queda mucho por hacer en medicina. En "el Knick" un grupo de médicos, encabezados por el doctor John Thackery (Clive Owen), un genio adicto a la cocaína, luchará contra todos los prejuicios morales de la época con el fin de alcanzar una medicina mejor.

Todo esto que te cuento ya estaba en el guión que Soderbergh leyó. Así que de una vez por todas decidió pasar a retiro… su retiro. En una entrevista dijo lo siguiente: "Yo supe que si decía que no a este proyecto, de inmediato la segunda persona en conocerlo iba a decir que sí." Sin duda, Soderbergh escogió dirigir una serie realmente poderosa, como es The Knick. Total, todavía a los 51 años, uno es bastante joven.

The Knick estrena el viernes 15 agosto por Max, a sólo una semana de su premiere en EE.UU. ¿Qué ves cuando ves Max?

archivos
 

etiquetas
 

más comentados