La serie Borgia llega a su tercera y última temporada por Max

por max 24. julio 2014 04:07

 

El creador Tom Fontana regresa de nuevo por tercera y última vez con la historia de una de las familias más famosas, poderosas y cruentas del Renacimiento. Estamos hablando, por supuesto, de la familia Borgia y de la serie que lleva su nombre: Borgia.

Creada por Fotana, dirigida Oliver Hirschbiegel, Dearbhla Walsh, Metin Huseyin y Christoph Schrewe y producida por compañías de Francia, Alemania y la República Checa, la serie llega a su temporada final con tres actores principales encabezando el reparto: ellos son John Doman (Rodrigo Borgia), Mark Ryder (Cesare Borgia) e Isolde Dychauk (Lucrecia Borgia).

La última temporada que cierra este fastuoso drama histórico lleno de intrigas, sensualidad y pasiones desmedidas, arrancará con el papa Rodrigo regresando a Roma muy enfermo y encontrándose con un campo minado de intrigas dentro y fuera de su familia. Su hijo Cesare, luego de una derrota humillante en el campo de batalla, le pedirá al brillante Leonardo Da Vinci que invente un arma que pueda crear una destrucción sin medida; Giulia, su mujer, acudirá a la magia negra, y su hija Lucrecia, que ha estado repartiendo intrigas y poderes entre cardenales y aliados, pondrá además en peligro su matrimonio pues se sentirá atraída amorosamente por otro, lo que hará pender el equilibrio de ciertos acuerdos de interés. Por todos lados el papa encontrará fisuras, amenazas y enormes ansias de venganza, al tiempo que se sabe cercano a la muerte. Ningún poder es eterno, ninguna familia, ningún ser humano.

Ahí lo tienes, 12 capítulos más de emoción, intrigas e historia de época que te permitirán darte un banquete digno de una familia poderosa —cuidado con los venenos, que esta serie tiene mucho, y del bueno.

Borgia, en su tercera y última temporada, a partir de este miércoles 6 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?


Etiquetas:

General

I, Anna, una película de suspenso, locura y asesinato protagonizada por Charlotte Rampling

por max 23. julio 2014 06:28

 

¿A quién no le gusta una película de suspenso? ¿A quién no le gusta un misterio a lo Alfred Hitchcock? I, Anna (2012), primer largometraje para el cine del director Barnaby Southcombe, nos trae mucho de ese thriller inglés que tanto nos agrada, como también mucho de locura y alucinación. En esta historia tenemos a una mujer evidentemente ya mayor, interpretada por Charlotte Rampling, otrora bellísima actriz que todavía a sus años deja rastros de lo espectacular que fue. Ella es, por supuesto, Anna, Anna Welles, una dama divorciada, perdida en la soledad, en la falta de amor y en mundo de mujeres, de hija y de nieta, algo brumoso. Pero el asunto se volverá aún más opaco cuando Anna se convierta en sospechosa de un asesinato, y cuando un detective (interpretado por Gabriel Byrne), comience a ir tras ella, como investigador y como hombre obsesionado por la fascinación femenina de una mujer madura. Bernie Reid (este es el nombre del detective), no podía estar más vulnerable: se encuentra en plena crisis de divorcio y el insomnio lo martiriza. Ana, por su parte, ha estado jugando al juego de las citas rápidas. Cierta noche, en una fiesta de solteros, conoció a alguien y se fue él; posiblemente ese alguien es el asesinado. Pero resulta que luego de todo esto, Anna, aparentemente, ha perdido la memoria y se ha hundido todavía más en un mundo neblinoso.

Así, en medio de estas confusiones, correrá una historia apasionada, atormentada y sin duda, misteriosa. ¿El marco de los eventos? Pues no podía ser otro que el Londres contemporáneo. Ah, se me olvidaba decir: Barnaby Southcombe es hijo, en la vida real, de Charlotte Rampling. Cuando una sabe esto y mira la película, no le queda más que decir: "wow, qué rudo, qué atrevido este muchacho con las cosas que ha puesto a hacer a su madre". Ahí te lo dejo.

I, Anna, este domingo 3 de agosto, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

El Gusto, documental musical que une a músicos de distintas culturas y religiones

por max 22. julio 2014 07:53

 

 

El Gusto (2011), de la realizadora Safinez Bousbia, nos presenta a un grupo de músicos, musulmanes y judíos, unidos, tocando juntos en un estilo musical muy particular. Ese estilo se llama Chaabi, un género popular de las calles Argelia que tuvo gran desarrollo durante los años 50, y que se produjo por causa del crisol entre la música berber, cantos religiosos y cantos andaluces. Luego de décadas de separación por causa de guerras surgidas por diferencias raciales y religiosas, este antiguo y desperdigado grupo de músicos vuelve a unirse. Bousbia, a través de un conmovedor y muy sabroso documental, es testigo de ese reencuentro. Argelina de nacimiento, la cineasta sigue el camino que marcaron en 1999 Wim Wenders y Nick Gould con Buena Vista Social Club, y logra este trabajo que estuvo en su mente desde 2004, una metáfora de vida que combina música chaabi con las historias de los intérpretes, su emigración, su padecimiento o su fortuna en otro país, y es también, de manera panorámica, un registro de los mejores años de la casbah, el legendario barrio popular argelino de aquellos años en que ellos fueron jóvenes.

El Gusto, este martes 29 de julio. ¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

Las series de Max, producciones de primera calidad… Y pronto, mucho más, con el estreno exclusivo de The Knick

por max 21. julio 2014 12:02

 

Nadie lo duda, en Max has podido disfrutar de producciones internacionales de primera factura que nos cuentan historias de época con un gran despliegue visual y dramático como Borgia. También te has dado banquete con situaciones fuera de lo común, con una notable carga de fantasía y de ciencia ficción que revelan y ahondan en los grandes temas del alma humana, entre las que se encuentran Les Revenants, Real Humans, This Is Not My Life o Utopía. Has tenido por igual dramas muy reales y fuertes (con una marcada pizca de originalidad) como Crematorio y Top Of The Lake (esta última dirigida por la laureada directora Jane Campion), y otras que han explorado tópicos controversiales que están en el tope de las discusiones de la sociedad contemporánea, como ocurrió con Hit and Miss. Y no olvidemos esas magníficas series que han jugado con hechos reales, en algunos casos inspirándose en personajes conocidos como Fleming, una versión emocionante de la vida del autor de James Bond, y en otros, basándose en luchas políticas que han acarreado muerte y sufrimiento pero que también han despertado a héroes entre nosotros, como la estremecedora Burning Bush de Agnieszka Holland, otra gran directora del cine internacional.

Siempre bajo la máxima de ofrecer producciones de primera, Max nos tendrá muy pronto una poderosa serie dirigida por uno de los directores norteamericanos de mayor renombre en estos tiempos. Estamos hablando de The Knick, serie producida y dirigida en su integridad por Steven Soderbergh, conocido y galardonado por películas como la ya clásica Sex, Lies and Videotape (1989), Erin Brockovich (2000), o la muy reciente Behind the Candelabra (2013).

¿Un adelanto? ¿Un pequeño adelanto?

Por supuesto: la serie consta de diez episodios y gira en torno a un tema controversial y al mismo tiempo apasionante que de seguro te interesará. Nada más piensa en un grupo de médicos a principios del siglo XX en un hospital en Nueva York. Piensa que todavía queda mucho por hacer en el área de cirugía y mucho más por descubrir en medicina (la penicilina, por ejemplo). Y piensa que lo que está por adelantarse en esa materia, no va ser en un lindo laboratorio con médicos en batas pulcras, sino que acontecerá en el quirófano tratando de salvar vidas a toda costa. Y si esto fuera poco, el encargado de liderar este equipo de médicos es nada más y nada menos que el gran Clive Owen, actor británico que, como ya sabemos, se distingue por imponer carácter y cierto toque salvaje a sus interpretaciones. Owen ha protagonizado cintas como Closer (2005) y Hemingway & Gellhorn (2012), que le han valido nominaciones a Mejor actor tanto en los premios Oscar como en los Golden Globe. Vale decir que Owen es además el productor ejecutivo de la serie, y que, siguiendo por el lado de la actuación, la bellísima actriz irlandesa, Eve Hewson, hija de Bono (sí, el famosísimo cantante y compositor de U2) interpretará un rol importante en la serie.

The Knick, una serie dramática de emociones fuertes, cargada de realidad histórica, estará pronto en Max. Y sigue pendiente del blog, porque por acá continuaré posteando la información más relevante sobre esta esperada serie.

Anótalo, en agosto, The Knick, por Max.

Y tú, ¿qué ves cuando ves Max?

 

Etiquetas:

General

Primera posición, un documental sobre seis jóvenes talentosos que aman el ballet

por max 18. julio 2014 06:16

 

No te pierdas este mes Primera posición (First Position, 2011), un documental que trata sobre la pasión y la belleza del ballet entre jóvenes talentos. Seis niños, diferentes los seis, unidos en este trabajo de la directora novata Bess Kargman y gracias a la Youth America Grand Prix, la competencia más importante para niños y jóvenes en el mundo de la danza. El evento suele comenzar con unos 5000 participantes con edades comprendidas entre los 8 y los 18 años, y sus finalistas, que son pocos, reciben como premios contratos con compañías importantes o subsidios por parte de la organización para continuar con su pasión.

Primera posición nos presenta los entretelones de esta afamada competencia y nos lleva también al centro de las vidas de estos seis participantes. Allí está Aran Bell, un chico de 11 años realmente talentoso, que viene de una familia de origen militar. En el documental vemos a Aran muy unido a Gaya Bommer Yemini, una chica israelita que siente una profunda admiración por Aran, no sé si cercana al amor pero sí muy profesional. También está Michaela DePrince, una chica de 14 cuyos padres fueron asesinados en Sierra Leone, y que luego fue adoptada por una familia en Filadelfia. Por supuesto, Michaela es de raza negra, y lucha con toda su alma por destacar como bailarina de ballet clásico, lo que resulta, sin duda, una extrañeza, una particularidad cercana al prejuicio. Tenemos a Miko Fogarty, una chica asiática cuya madre, Satoko, resulta quizás todavía más obsesiva por el ballet (y por la competencia) que la misma joven bailarina. De Cali, trabajando duro en Nueva York, vemos al joven Joan Sebastián Samora, y finalmente, tenemos a Rebecca Houseknecht, una chica rubia, toda una princesita de colegio (a quien sus amigos llaman Barbie) que intenta, a pesar de su talento y sus incansables horas de dedicación al ballet, tener una vida normal.

El documental explora la inocencia, la pasión de los chicos, pero también nos hace preguntarnos si tanto nivel de pasión y de disciplina no trae consecuencias sobre unos jóvenes que más bien deberían estar viviendo sus juegos, las cosas de propias de su edad. No sé, ya lo verás y te harás tus propias ideas.

Primera posición, este martes 22 de julio, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

 

Etiquetas:

General

Kon-tiki, gran película épica nominada al Oscar a Mejor película extranjera

por max 17. julio 2014 08:54

 

Te invito a ver una gran película, te invito a ver Kon-tiki (2012) de Joachim Rønning y Espen Sandberg. Sin duda, insisto, es una gran película, porque es todo un viaje, toda una épica, toda una aventura sobre escenarios naturales. ¿Recuerdas a Phileas Fogg, aquel personaje creado por Julio Verne que le da la vuelta al mundo en 80 días? Pues el caso del biólogo noruego Thor Heyerdahl es muy parecido. Heyerdahl decía que quienes habían poblado originalmente la Polinesia no habían sido los asiáticos, sino los antiguos peruanos. Aquella opinión era contraria al parecer de la época, y cierto día, un académico retó a Heyerdahl: si creía que tal cosa era cierta, que la demostrara, que hiciera un viaje de Perú a la Polinesia. Heyerdahl, quien era un hombre de acción, aceptó el reto.

Kon-tiki narra la historia de los protagonistas de este viaje. Nos muestra a Thor Heyerdahl (Pål Sverre Hagen), quien, como todo un dios escandinavo, mostró arrojó y valentía desde pequeño; nos muestra a su grupo de hombres, vikingos todos de alma, que se unieron a esta gran aventura que a los directores les costó más de 16 millones dólares y mucha agua y mucho sol, pues la historia se desarrolla, en buena parte, en pleno mar, allí donde la rústica, primaria, primitiva embarcación Kon-Tiki hecha de madera balsa, atravesó desde Perú hasta la Polinesia, y contra viento y marea, nada más y nada menos que 7000 kilómetros. Thor Heyederdahl narró su increíble viaje en un libro y también tomó fotos e hizo filmaciones. Cabe decir que de estas imágenes, surgió una cinta dirigida por el mismo Heyerdahl que ganó el Oscar en 1951 a Mejor documental. Muchos años después, 61 para ser exactos, la hazaña, marina y del Oscar, se repite, pues Rønning y Sandberg recrearon de nuevo la aventura, pero también fueron nominados al Oscar, en este caso, al de Mejor película extranjera.

Un poderoso viaje, una trepidante metáfora de lo que hace el espíritu humano cuando sueña y se propone llevar a la realidad sus sueños, Kon-Tiki, en estreno, este mes, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

Cutie and the Boxer, documental que nos demuestra que el amor y el arte se entienden mejor a guantazos de boxeo

por max 11. julio 2014 09:46

 

Así como la bella y la bestia, ella es la cosita tierna y él, el bestia, el gamberro con guantes. El asunto es que este no es cuento de hadas, sino un documental, y los protagonistas no son jovencitos ni al parecer su para siempre jamás ha estado lleno de felicidad. Pero eso sí, llevan 40 años de casados. Estamos hablando de Ushio Shinohara y Noriko Shinohara, los protagonistas del documental Cutie and the Boxer (2013), trabajo que le tomó cinco años a Zachary Heinserling y que obtuvo el premio al mejor documental en Sundance, y una nominación al Oscar.

Pero volvamos a nuestros personajes.

Ya Ushio y Noriko están mayorcitos, y ambos son artistas. El arte de Ushio consistía (o consiste) en tomar un par de guantes, llenarlos de pintura y golpear luego un lienzo. En inglés se conoce esto como boxing painting. Tal acto de originalidad le dio a Ushio cierta fama hace ya algún tiempo, y hoy día vive con su esposa Noriko en un pequeño apartamento de Nueva York, donde mal que bien se mantienen gracias a ese nombre que logró hacerse. Pero ya lo dije al inicio, Noriko también es artista y, aunque sacrificó los mejores años de su vida por ser la compañera del pintor genial, bohemio y alcohólico, ella sigue trabajando en sus pinturas, en buscarse, en encontrar su voz, en apartarse de la sombra de su marido y finalmente poder exhibir su trabajo. Ella es dibujante, y ha venido realizando una especie de novela gráfica sobre su relación con Ushio desde que lo conoció cuando ella tenía 19 años y él 40, hasta los días de vejez de la actualidad. Esta obra gráfica, por cierto, se llama Cutie and Bullie.

Ver este documental es quedar encantado. ¿Y cómo no? Es una magnífica historia de amor, historia difícil, dura y de vejez, pero hermosa, y que nos hace comprender que tanto el arte como el amor, requieren de paciencia, sacrificio y sabiduría.

Cutie and the Boxer, este martes 15 de julio, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

Superstar, una magnífica comedia sobre la fama instantánea

por max 10. julio 2014 15:17

 

Xavier Giannoli (L'interview, Quand j'étais chanteur, À l'origine), cineasta muy estimado por la crítica francesa y por festivales de renombre como Cannes, dirige Superstar (2012), una comedia que nos muestra a un hombre común de pronto convertido en una gran celebridad. ¿Recuerdas? Eso mismo lo vimos recientemente, gracias a Max, en To Rome With Love de Woody Allen. El personaje interpretado por Roberto Benigni descubre, una mañana cualquiera, que se ha vuelto famoso, que todos quieren entrevistarlo, que todos quieren su autógrafo. Algo muy similar le ocurre a Martin Kazinski (Kad Merad): un día sale a la calle y descubre que todos lo miran, que todos hablan sobre él, que es famoso. Las premisas, sin duda, son parecidas. No obstante, no podemos decir que haya habido una inspiración o una copia, pues ambas películas son de 2012. Por supuesto, el tema de la fama mediática no es nuevo. Así como tuvimos en Max To Rome With Love, también vimos Reality de Matteo Garrone, cinta —igualmente de 2012, por cierto— que explora la necesidad de un hombre por hacerse famoso en un reality show. Podemos recordar, más o menos por la misma línea, cintas como The Truman Show (1998), donde Peter Weir nos muestra a un Jim Carrey inmensamente famoso sin saberlo, pues su vida común no es más que un montaje de un gran estudio televisivo, o como Edtv (1999) de Ron Howard, en la que Matthew McConaughey y Woody Harrelson, un par de absolutos desconocidos, se hacen famosos de la noche a la mañana porque unas cámaras de televisión empiezan a seguirlos a cada segundo de sus vidas. Podemos incluso llevar el tema hasta 1976, con aquel fascinante clásico del cine, Network, dirigido por Sidney Lumet, en el que una cadena de televisión en quiebra lleva al estrellato a un presentador de noticias que amenaza con suicidarse en cámara, y que termina, en pro del rating, no suicidándose, sino siendo asesinado.

En el caso de Superstar también tenemos una gran cadena de televisión moviendo los hilos de la vida de Martin, aprovechando su fama y sumiéndolo cada vez más en la confusión. Las redes sociales, la televisión, la gente en la calle, todo un gran circo rodeará al protagonista y lo convertirán en el famoso instantáneo del momento, un perdedor del montón, un personaje tierno y divertido que conocerá las alturas, pero también la caída. Y allí, en medio de todo ese remolino de flashes y luego de desprecios, también cabrá la historia de un enamoramiento, tan confuso, tan enredado y tan doloroso como la misma fama momentánea que se gana Martin. Allí, jugando la contraparte de ese amor, estará la bella actriz Cécile De France, a quien ya hemos tenido el gusto de verla en Max en la cinta de los hermanos Dardanee, Le gamin au vélo (2011). Ella será la productora del canal de televisión que al principio no hará más que hacer su trabajo despiadado y frío, pero que poco a poco se irá involucrando con Martin en esta comedia inteligente, con tintes de drama y de romance.

Superstar, este domingo 13 de julio, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

Cierra el ciclo de cine de Brasil, con dos excelentes películas con un despliegue impresionante de directores de primera línea

por max 7. julio 2014 05:24

 

Y ya llegamos al cierre del ciclo de cine de Brasil en Max. En esta oportunidad te hablaré de Sal de Prata y de Mundo invisivel. La primera, una obra de madurez de un veterano del cine brasilero, y la segunda consta de diez cortometrajes, cada uno de ellos dirigidos por renombrados cineastas, tanto brasileños como internacionales.

Veamos:

 

 

Jueves 10: Sal de prata (2005).

Una cinta del veterano director Carlos Gerbase (Inverno, Tolerance, Menos que nada) que nos cuenta una historia dramática que al mismo tiempo es una película dentro de una película. Cátia (Maria Fernanda Cândido) es una economista hermosa y exitosa que un día se encuentra con que su pareja ha muerto. Él es (o era) un director de cine que no logró mucho nombre, y que dejó una cantidad de proyectos incompletos. Esta obra inacabada la descubrirá Cátia revisando sus cosas, su computadora, su pasado. Entonces ella convocará un grupo de amigos y, en honor al amante muerto, empezará a filmar lo que quedó incompleto. Así, ella irá apasionándose por el arte de hacer películas —de una manera casi sexual— al mismo tiempo que descubrirá las oscuridades, los secretos, el lado oculto del fallecido.

 

 

Viernes 11: Mundo invisivel (2012)

Theodoros Angelopoulos, Gian Vittorio Baldi, Marco Bechis, Laís Bodanzky, Beto Brant, Maria de Medeiros, Manoel de Oliveira, Atom Egoyan, Guy Maddin, Jerzy Stuhr, Cisco Vasques, Wim Wenders, todos ellos son los directores de esta cinta que incluye brasileños y no brasileños, personalidades de cine mundial como Atom Egoyan o Wim Wenders, junto a uno de los realizadores con más edad haciendo cine en la actualidad como Manoel de Oliveira, sumado esto a una exquisita actriz que enamoró a medio mundo como filmes como Henry and June o con su pequeño papel en Pulp Fiction, nada más y nada menos que Maria de Medieros. Son gente que se hace ver, gente que conocemos porque tienen un visibilidad clara en el mundo del arte, contando historias sobre gente que, en el mundo cotidiano (mas no en el de la ficción) pasa desapercibida, gente, podríamos decir, invisible. Cortometrajes hechos con pasión, con arte, por cineastas renombrados, de primera categoría, todo un banquete, como para chuparse los dedos. ¡Y es uno por cada dedo, las dos manos, sumando diez pues!

 

¿Qué más puedes pedir? Tú sabes lo que ves cuando ves Max. Ves cine de la mejor calidad, y este caso, el banquete, ha sido lo mejor de la cinematografía de Brasil.

 

Breathing Earth, hermoso documental sobre el diálogo del artista Susumu Shingu con el agua y con el viento

por max 4. julio 2014 07:23

 

Quiero invitarte a disfrutar de un trabajo placentero dirigido por el alemán Thomas Riedelsheimer (Rivers and Tides, Seelenvögel). Te hablo de Breathing Earth (2012), el documental que retrata un momento de la vida del artista japonés Susumu Shingu. Shingu, con 75 años realiza esculturas donde intenta atrapar el movimiento del viento, del agua, su delicadeza. Sus esculturas reflejan un gran amor por lo natural, por la belleza del mundo, y el documental muestra todo ese amor y todo ese diálogo de vida con los elementos. Un trabajo muy serio donde el valor ecologista de verdad, el valor ecologista profundo, tan cercano a muchos artistas japoneses, queda hermosamente plasmado. Una filosofía de vida, un sentimiento, un amor por el mundo.

Breathing Earth, el martes 8 de julio, por Max.

¿Qué ves cuando ves Max?

Para retransmisiones haz clic acá.

archivos
 

etiquetas
 

más comentados