Tous les Soleils, o tarantela a la francesa

por max 8. junio 2012 08:19

 

Lejos del poder corrupto, del circo, del hombre que se maquilla y tiene un imperio televisivo, del hombre sátiro y de sus prostitutas, lejos del mal de Berlusconi, en Estrasburgo, va Alessandro (Stefano Accorsi) en su motoneta, como también fuera Nani Moretti por las calles italianas en su film Caro Diario (1993). Moretti, como sabemos, nunca dejó de criticar el gobierno de Berlusconi; así que el paralelismo entre la motoneta de Alessandro en Tous les Soleils (2011) y la motoneta de Moretti es absolutamente válido. Sólo que en el film de Philippe Claudel, Berlusconi está muy presente, allí, en la memoria de un expatriado, de un "exiliado" por causa propia.

Alessandro vive un tiempo yermo, un tiempo vacío, como vacío se siente por dentro: es viudo pero aún ama a su esposa, tiene una hija de quince años que empieza a exigir que se le respete su identidad y, para colmo, debe padecer un hermano anarquista que odia a Berlusconi más que el mismo Moretti.

Así, en la Francia de Claudel, en la Estrasburgo fundada por los romanos, en aquel centro de derechos humanos y horror de los malos políticos, esta historia triste y al mismo tiempo divertida se va formando como un canto (y lo del canto no es gratuito) a la buena vida, a la pequeña vida, a los instantes que nos hacen humanos, y que nada tienen que ver con el gran boato de los políticos, pero que, de una manera irremediable, nos tensa, nos preocupa, nos duele, nos afecta.

Del duro drama de su primer film, Il Y a longtemps que je t'aime (2008), Claudel salta en este su segundo trabajo a la comedia italiana, y, a través de ella, le da duro a los poderes del mundo, principalmente a don Berlusconi. Pero también realiza cine francés, pues se hace eco de un músico pequeño burgués (profesor de música barroca) que a pesar de todos sus intentos de ser un buen padre y buen hombre que presta servicio en los hospitales, tiene una vida que se ha vaciado, sin amor y sin patria. Alessandro, podríamos decir, es un hombre doblemente exiliado, un hombre doblemente perdido, que durante el film experimentará una crisis existencial en rumbo hacia el cambio. Allí entonces la música, la poesía, el amor y hasta el baile jugarán un papel fundamental. Y es que Tous les Soleils, la música y la trama están estrechamente relacionados, incluso el mismo Claudel ha declaro que la historia tuvo su germen en una tarantela italiana, aquel ritmo que para muchos puede estar lleno de alegría pero también lleno de una profunda añoranza. Porque eso es lo que ha hecho Claudel, una tarantela llena de alegría y de tristeza, de política, crisis y amor, una tarantela que nos hace reír y al mismo tiempo nos conmueve.

Tous les Soleils, este domingo 10 de junio. Reinventa, reimagina… Descubre Max.

Para retransmisiones, haz clic acá.

archivos
 

etiquetas
 

más comentados