Bunny y el Toro, lo mejor en humor británico

por max 17. octubre 2011 04:41

 

Los ingleses son expertos en humor. Y cuando digo humor no digo el chistecito barato que simplemente da risa. Entiendo humor como una operación intelectual profunda que se fija en la realidad para criticarla, para señalarla con una «aparente» ligereza o con una profunda crueldad que puede mover a la risa o la sonrisa. El humor no es cualquier cosa, el humor ayuda a persistir en el mundo. Los ingleses siempre han sabido hacer un excelente humor. El siglo XIX es pródigo en grandes autores literarios dentro del género humorístico británico. Acá copio una pequeña lista de autores ingleses hecha por Oscar Sacristán en la introducción a Con la risa en los huesos, magnífica antología de humor del Club Diógenes Valdemar: «la sátira corrosiva de Thomas De Quincey, el disparate de Lewis Carroll, Las situaciones cómicas de Saki, e incluso el humor negro heredero de la tradición gótica de Walpole o Swift.» El humor británico es sin duda variado, pero siempre ha sido extremo, duro, intelectual y despiadado. El humor británico gusta del absurdo, de esas situaciones existenciales cercanas al ridículo y que muestran la tontería de la vida. Por este lado del absurdo, el humor británico también ha estado muy cerca del surrealismo, a ese mundo de los sueños que vive por encima o quizás por debajo de la realidad, con sus propias leyes, con sus propias imágenes delirantes pero siempre relacionadas con la realidad, con los deseos reprimidos, si seguimos a Freud. Esos deseos reprimidos cuando salen a la superficie chocan con la realidad, y de algún modo, digamos, desenmascara las leyes estrictas, ridículas, pretenciosas o incluso tiránicas que rigen a los hombres.

Hablar de humor británico no solamente es recordar la literatura. Los referentes cinematográficos y televisivos también están allí. Por supuesto, no podemos dejar a un lado a la tropa de los Monty Python de los años sesenta y setenta, y más recientemente programas como The Mighty Boosh, serie de la que se ha encargado casi en su totalidad Paul King, cineasta que trabaja estrechamente con el humor y quien se estrenó en el cine en 2009 con el film Bunny y el Toro (Bunny and the Bull).

Bunny y el Toro es una road movie sin salir de casa. Una historia montada a base de recuerdos, o más que recuerdos, a base de alucinaciones en torno a un viaje de dos amigos que se lanzan al camino por causa de una desilusión amorosa y de un golpe de suerte. En el trajín de este viaje no sabemos si verdadero o, como ya se dijo, sicodélico, irán apareciendo una gran cantidad de situaciones y personajes insólitos que son espejo bizarro de la realidad, que más allá de mostrarnos situaciones cómicas, destapan el drama humano del amor, de la amistad y de la soledad.

Bunny y el Toro, el jueves 20 de octubre, por Max.

Para retransmisiones, haz clic acá.

archivos
 

etiquetas
 

más comentados