Persécution, o el vórtice de los sentimientos

por max 8. junio 2011 09:00

 

 Los sentimientos no conocen límites, se desbocan. Los sentimientos son egoístas. Digamos, de algún modo, que los sentimientos no tienen sentimientos, no tienen compasión con los demás. Necesitan satisfacerse, y sólo eso les importa. Ese sentimiento, proyectado sobre una persona, puede traducirse en violencia, en acoso. Las imposibilidades aumentan tales manías. Cuando el sentimiento del otro no compagina, el sentimiento se vuelve más terco, incluso hasta peligroso. Los sentimientos son de cuidado. Por eso, la sociedad necesita controlarlos. La sociedad nos dice qué es el amor, y dentro de esos patrones debemos movernos, con precaución, haciéndonos los sordos a la voz de los sentimientos. Hay quienes juegan a amar al prójimo, que es supuestamente la mejor manera de vivir dentro de los sentimientos más valiosos. Sin embargo, en ocasiones esto tampoco llena, y hace vivir a los hombres en el vacío, al otro lado de la pared, separados de sí mismos, porque separados de sí mismos se separan de sus sentimientos. Hay quienes se ocupan demasiado en las cosas del mundo, para no mirar adentro. Y hay quienes ignoran todas las leyes, y se desbocan con los sentimientos. Se dejan llevar por ellos, por el arrebato del amor, se vuelven peligrosos para la sociedad, para el otro, y hasta para ellos mismos.

Dentro del marco del típico triángulo amoroso tan querido por los cineastas franceses (aunque con variante homosexual), el afamado director Patrice Chéreau se adentra en el farragoso mundo de los sentimientos, del egoísmo y la furia, de la obsesión y el acoso en el film Persécution (2009). Chéraeu, premiado en Berlín por los filmes His Brother (2003) e Intimacy (2001), y en Cannes por Queen Margot (1994), es además uno de los directores de teatro y ópera más respetados en Francia. Su experiencia con personajes, sentimientos y actores es más que sobrada, y de ella ha sacado provecho para realizar películas (que ya van por quince) donde el drama de los personajes es fundamental en la trama. En esto, cabe decir, Chéreau es muy francés, y está enmarcado en una larga tradición de directores de excelencia que trabajan además con actores de primera línea. En esta oportunidad, Romain Duris, Charlotte Gainsbourg (increíble en Antichrist de Lars von Trier) y Jean-Hugues Anglade . Persécution, un drama a ratos desapasionado, frío y extraño, es a la vez una obra que explora en lo más complejo de los sentimientos, de su explosión y de su inhibición, y nos muestra cómo ambos extremos, pueden terminar matando el alma de las personas.

Persécution de Patrice Chéreau, en junio y en julio. Descubre Max.

Haz clic acá para las retransmisiones.

archivos
 

etiquetas
 

más comentados