En junio Max estrena Borgia, la serie

por max 12. junio 2012 10:06

 

La Historia ha muerto

Ya la Historia no es lo que era antes. Es decir, ya la Historia no es un héroe impoluto, un súper hombre de voz atronadora que señala con un dedo los males del hombre. Ya la Historia no cree en sí misma, en su capacidad para construir ejemplos que construyan futuro. La Historia, esa Historia, ha muerto, pues, tal como dicen algunos, el proyecto de la modernidad yace en el fondo del lado de su propio fracaso. Al difuminarse la modernidad, muere la Historia como un sustentador de la idea de Progreso. Ahora, esa Historia —o historia— es un saco de trapitos sucios, listos para dar el salto mortal ante nuestros ojos atónitos, o quizás ya no tanto. Ahora la Historia es historia humana, demasiado humana.

 

La historia en la pantalla

Así lo han comprendido en los últimos años los productores de las grandes series de televisión y de las películas para el cine o también para la tv: detrás de los personajes de la Historia, hay hombres de carne y hueso. Gente más interesante y menos hierática.

Con aquella famosa Yo, Claudio, los trapitos sucios hicieron arder Roma. Claudio era un tipo maltrecho, tartamudo, nada colosal, que sin embargo gobernó bien su mundo, y sus buenos años se mantuvo en el poder. Detrás de aquel Cla-Cla-Claudio —así nos los dejó ver la serie—, se movían las intrigas, las pasiones, el deseo sexual, la locura. Sí, es cierto, Roma desde que fue Roma nunca pintó santa. Pero la serie fue un gran paso en la desacralización de los mitos históricos, un acercamiento al día a día, una mirada a la íntima habitación de los supuestos grandes hombres. La Historia se cansó de los héroes que no van al baño. La Historia se cansó de los héroes que no quieren sexo. ¡Vamos lujuria, vamos mentira, vamos sangre, vamos pasiones, vamos crimen, vamos locura! Déjense ver, déjense contar. The Tudors, Spartacus, Rome, son series contemporáneas que se alzan en este nuevo panorama de los tiempos del deseo, de lo humano demasiado humano. Carne, los tiempos de la carne han llegado. Y por supuesto, los tiempos del mal. Los tiempos donde los malos ganan, donde los malos (¿pero esos malos, son realmente malos?) se salen con la suya y son los protagonistas de la película, o de la serie.

Con todo esto en perspectiva ya en nuestro siglo XXI, hubiera sido absurdo no voltear a mirar hacia el punto exacto, hacia el lugar perfecto, hacia uno de las oscuridades más luminosas de la historia del hombre: allí, en el centro mismo donde habita el negro lienzo de la familia Borja, o Borgia.

 

Borgia, la serie

En junio, Max nos trae, Borgia, una producción franco-alemana de 2011 creada por Tom Fontona, el escritor y productor norteamericano de Oz, The Jury, y Homicide: Life on the Street, entre otras. Una nueva recreación de los avatares de una de las familias más poderosas del Renacimiento italiano, que corre en sus primeros cuatro capítulos bajo la dirección de Oliver Hirschbiegel, el director germano de filmes apretados y crudos como Das Experiment (2001) y Dawnfall (2004).

Como ya bien muchos sabrán, ambos filmes de Hirschbiegel se dejan fascinar por el mal. El primero, gira en torno a un experimento que lleva hasta los límites la crueldad de aquellos a quienes súbitamente son envestidos de poder; y el segundo, proyecta nada más y nada menos que los últimos días de quien alguna vez fuera el hombre más poderoso, más cruel y también más enloquecido de Europa: Adolf Hitler. Así que una biografía de los Borgia, nada mal le cae al alemán. Tampoco a Fontana, quien con la carcelaria Oz, demostró que también sabe del poder y el mal.

Para los siguientes capítulos —en total son doce— contamos con Dearbhla Walsh, directora irlandesa de televisión quien ya trabajó en The Tudors; con Metin Hüseyin, británico también de televisión entre cuyos créditos están Merlin y Shameless; y con el alemán Christoph Schrewe, director también de amplia y destacada carrera en televisión.

Doce capítulos de lo mejor de la televisión europea con aires de lo mejor de la televisión norteamericana. Doce capítulos de torbellinos, locura, sexo y poder que inician con el surgimiento de Rodrigo Borgia, sus manipulaciones políticas y su relación con sus hijos, pasando luego por toda una oscura trama de intrigas, asesinatos, sexo, corrupción, hasta llegar a los últimos tiempos de la familia, la decadencia, el fin.

Borgia, la serie, inicio este miércoles 13 de mayo. Reinventa, reimagina… Descubre Max.

Para más información, consultar acá este mini site de Borgia.

archivos
 

etiquetas
 

más comentados