La serie Millenium, seis capítulos de emoción y suspenso por Max

por max 30. abril 2012 12:34

 

Sabemos que un libro no cabe en una película. Sabemos que siempre uno se queda esperando esto o aquello que faltó. Y eso también lo sabe el productor Soren Staermose, el responsable de la adaptación cinematográfica de los tres libros de Millennium de Steig Larsson, y quien, a través de su empresa Yellow Bird, compró los derechos audiovisuales de las novelas. Se sabe que durante la filmación de las películas, se grabaron más escenas de las que salieron en la gran pantalla. ¿Por qué? Pues porque desde el inicio existía el plan de filmar material extra para luego realizar la serie, nada más y nada menos que dos capítulos de noventa minutos por cada novela de Larsson: total, seis capítulos. De nuevo bajo la dirección de Niels Arden Oplev y de Daniel Alfredson, y por supuesto con el rol protagónico de Noomi Rapace y Michael Nyqvist, Max nos trae a partir de este miércoles 2 de mayo y durante cinco miércoles más la serie Millenium de Steig Larsson, tal como ya dijimos, seis fascinantes capítulos con las tomas, las tramas y los momentos de suspenso que no pudiste ver en las películas. Recuerda, a partir de este miércoles 2 de mayo, continuamos con nuestra programación de series únicas, exclusivas, originales y de distintas partes del mundo. Reinventa, reimagina… Descubre Max.

Para retransmisiones, haz clic acá.

Jueves, viernes y sábado de trilogía Millenium

por max 28. marzo 2012 08:28

 

Se sabe que cuando Stieg Larsson comenzó a escribir la serie Millenium, hizo los bocetos de un total de diez libros. Antes de morir en noviembre de 2004, y tal como ya estamos enterados, había terminado los tres primeros libros e iba por el cuarto. Se sabe también, por un correo electrónico enviado a un amigo, que ya tenía lista más de la mitad del cuarto libro. Pero además había terminado el final. Así que Eva Gabrielsson, la compañera de Larsson por más de treinta años, podría terminar el cuarto libro, pues, como es también ampliamente conocido, ella estuvo muy involucrada en los procesos de escritura de los libros. Esta cuarta novela se llamaría «La venganza de Dios» y podría ocurrir que, en algún momento, tengamos un cuarto libro de la trilogía Larsson-Gabrielsson. Claro, Eva tendrá primero que resolver los problemas legales con respecto a los derechos de autor sobre Larsson en la disputa que tiene ella con el padre y el hermano del fallecido autor. Mientras esos problemas se resuelven, y el cuarto libro espera su salida, Max te prepara tres días de esta semana con la trilogía Millenium.

A partir de este jueves 29, disfruta de los tres filmes suecos dirigidos por Niels Arden Oplev y protagonizadas por Michael Nyqvist y Noomi Rapace. El jueves 29: Los hombres que no amaban a las mujeres, el viernes 30: La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, y el sábado 31: La reina en el palacio de las corrientes de aire. Sólo un canal puede traerte lo mejor de la cinematografía mundial. Reimagina, reinventa… Descubre Max.

The Girl With The Dragon Tattoo, o Lisbeth Salander la heredera

por max 30. agosto 2011 16:24

 

Desde hace tiempo el detective (detective de policía) ya no es el protagonista de las novelas negras. O por lo menos no totalmente. Claro que el detective sigue estando allí, en muchas ocasiones siendo exactamente lo que es: un hombre de ley, más o menos rudo, más o menos problemático. Recordemos al teniente drogadicto de Abel Ferrara interpretado por Harvey Keytel, uno realmente problemático, sin duda. Perry Mason, aquel abogado creado por Erle Stanley Gardner, sí es en cambio un ejemplo de cómo el detective deja totalmente sus terrenos para derivarse en otros rostros, en otras profesiones. Un gran descendiente de estos detectives abogados es el gran Mandrake de Rubem Fonseca, que no sólo es un rapaz leguleyo sino también un magnífico sátiro. La búsqueda de la originalidad, el cansancio de lo mismo, la explosión del cliché y los tiempos, el paso de los tiempos con respecto a la realidad de la investigación criminal, generan cambios inevitables y, claro está, provechosos. La serie CSI es la cara insoslayable de los avances científicos en criminalística. Es absurdo hoy día pensar en un detective que anda siguiendo pistas a los Holmes o dándole tortazos a un soplón para que suelte algo interesante. Sí, no cabe duda de que la tradición está allí, y que muchas cosas se siguen haciendo de la misma manera. Pero darle la espalda al pasado sería absurdo. Grissom y compañía son los nuevos tiempos de la investigación criminal, el presente. Por supuesto, también tenemos escritores, sicólogos y periodistas. El escritor Paul Auster ha sido protagonista y detective escritor de sus propias novelas. Recuerdo además la serie de HBO, Bore to Death, protagonizada por Jason Schwartzman, en la que un joven y torpe escritor debe hacer de detective, al tiempo que no para de fumar marihuana en su camino de entuertos. Con respeto a los sicólogos, acudimos a Wire in the Blood, serie basada en los personajes creados por Val McDermid. Uno de ellos, como muchos sabrán, es un psicólogo clínico, el doctor Anthony Hill. El escritor Paco Ignacio Taibo II tiene a su escritor periodista, el ya célebre Daniel Fierro. Alberto Fuguet, con Tinta roja, introduce un aprendiz de periodista que a su vez se convierte en una especie de aprendiz de detective. Así, cada autor (con más o menos éxito) y cada tiempo introduce sus variantes. El sueco Steig Larsson introdujo las suyas. En una parte, tiene a su escritor periodista, Mikael Blomkvist, un hombre con conciencia social, socio de una revista de investigación periodística. Pero si bien a Blomkvist estamos más o menos acostumbrados, por otra parte, Larsson nos presenta a su creación más original o radical: una hacker detective. Lisbeth Salander es una experta en computadoras, una chica que sabe adentrarse en esos mundos desconocidos del hacker. ¿Quién va a negar que ahora, en nuestros tiempos, todos los secretos del mundo están guardados en nuestros computadores? Nuestras casas, las grandes empresas, los gobiernos, todas nuestras vidas están allí, en ese aire cargado de corriente eléctrica que es la red, el chat, el Facebook, la carpeta, el Twitter, el blog, el archivo digital del periódico. Uno de los grandes secretos del vertiginoso éxito del personaje de Lisbeth Salander es ése: Lisbeth es el detective de nuestros tiempos, el justo, el exacto, el indicado, el que nos tocaba. Es además mujer, y la posmodernidad (en sus aspectos artísticos, sociales, políticos) ha querido traer al centro de las escenas, dándoles su lugar en el mundo, su protagonismo necesario a las mujeres. Lisbeth es una heroína absoluta: no sólo ha tomado el lugar que antes ocupaba con predominio el hombre (el clásico detective) sino que es la voz de un cuerpo, de un alma y de un espíritu considerados como un objeto en un país donde todo parece ser perfecto, justo y equilibrado como es Suecia. Lisbeth Salander es la voz de la mujer en contra del poderío blanco y masculino que debajo de su aparente decencia, alcurnia y educación no hace más que menospreciarla. La chica Salander se antoja rebelde a los poderosos… más que rebelde, la quieren juzgar dañada, rota en su cabeza. Así la juzgan, sólo porque ella es distinta, porque no se acopla, porque sabe que detrás de tanta pulcritud se esconden las cloacas de la fuerza dominante. Lisbeth es víctima, y como víctima se alza en cierto momento por encima del tormento, para convertirse en la heroína de las historias de Larsson. No habla mucho, pero hace, hace desde el teclado, desde sus habilidades para hurgar en la porquería de los hombres, desde su conducta hacia el mundo, desde sus acciones justicieras, desde su fascinante rebeldía. Lisbeth Salander, es sin duda, la digna heredera de Holmes, de Irene Adler, de Miss Marpple, de Maigret, de Sam Spade, de las agentes científicas de CSI, de Nikita. Ella es la concentración de todos esos personajes que le anteceden y que la acompañan en el presente. Ella es el personaje tatuado, posmoderno, gótico, que visitó a Larsson, ese escritor que con su revelación tatuada estuvo en el lugar preciso, en el instante preciso, para hacer historia.

Max se complace en presentar en estreno absoluto The Girl With The Dragon Tattoo, el film sueco dirigido por Niels Arden Oplev y protagonizado por Michael Nyqvist y por la increíble Noomi Rapace en el rol de Lisbeth Salander. No te la pierdas el domingo 4 de septiembre, por Max.

Para retransmisiones, haz clic acá.

archivos
 

etiquetas
 

más comentados