Woody Allen, o Nueva York, la comedia y el amor como sujetos de culto

por max 16. noviembre 2011 04:14

 

Un muchacho desordenado que hace una película al año

Woody Allen lleva 44 años haciendo cine, y desde 1984 ha hecho una película por año, sin fallar. Había empezado con la serie en 1977, pero en 1980 no sacó nada al mercado. De lo que sí no cabe duda es que desde 1984 ha hecho una película por año. ¡Es decir, Allen cuenta con más de 40 películas! Bastante, muchísimo para aquel zagaletón que no pasó ninguna de las materias de cine en su lejana juventud, y cuyos profesores incluso dudaban de su sanidad mental. De hecho, uno de ellos le recomendó ir al siquiatra, único asunto en el que Allen fue obediente. Desde aquellos días, el director no falla sus citas con el médico de la cabeza. Claro, alguien dirá que aquello de una película por año es de locos. Y también alguien dirá que la cantidad no se impone sobre la calidad, pero nadie, absolutamente nadie, puede negar la trascendencia del cineasta y la importancia de filmes como Annie Hall, Manhattan, Zelig, Broadway Danny Rose, The Purple Rose of Cairo, entre otros tantos.

 

El camaleón Zelig

Una de las cosas que más me impresiona de Allen es su capacidad para moverse, para saltar de un género a otro sin dejar de ser él. De la ligereza cómica va al peso dramático, dejando siempre su marca. Él es como Zelig, su propio personaje de 1983, un camaleón, un cineasta multifacético que sin embargo, nunca deja ser él mismo. Admirador de Groucho Marx y fanático de Ingmar Bergman y de Federico Fellini, el alma de Allen es una fusión de ideas, temas y estilos donde muy pocas veces falta la mirada del humor. Claro, acá podríamos caer en la suprema tontería de creer que la comedia es un género menor que no refleja profundidades. Pero Allen, siempre, nos habla del alma humana, y es un notable admirador de los griegos, de su mitología y de los arquetipos. Lo más fantástico de él es que hasta en la comedia, la tragedia hace su camino. Allen entiende que el humor es una manera de afrontar el mundo. Pero también es capaz, ya lo dijimos, de dejar el humor a un lado y realizar una historia cargada de drama. El amor, las relaciones de pareja, con frecuencia conforman las obsesiones de sus historias. Pareciera que Allen no entiende el amor, y lo busca y lo piensa, tanto, pero tanto, que ha llegado a ser, paradójicamente, un experto en el tema. Y si hablamos del amor como culpa, mucho más. La culpa y el amor son dos grandes temas humanos, muy judeo-cristianos, y que sin duda apasionan a Allen, quien los ha explorado en todas sus etapas y en todas sus variantes. El amor y la culpa, el amor y el crimen, el amor y la separación. El amor como fracaso, el amor como misterio, como imposibilidad, como perdición, pero al mismo tiempo como belleza suprema y única razón de vida. Allen es un director complejo, no se queda en lo maniqueo, y eso lo hace grande. Sus personajes, hasta el más caricaturesco, tienen profundidad. Y ese es quizás uno de sus logros: hacer que la caricatura tenga alma. Y cuando no se trata de la comedia, la caricatura va a instalarse en la lucha contra el cliché que está en el amor y en la mezquindad del alma humana. Nada más cliché ni más difícil que contar historias de amor, nada más vulgar que la mezquindad del hombre. Pero es hacia allá donde va Allen y donde se bate a muerte con el mal gusto para regalarnos arte.

 

Al comienzo fue el humor, pero pronto también fue Manhattan

Aquel muchacho que estaba más preocupado por escribir buenos chistes, por jugar por las palabras, por burlarse de los judíos y de él mismo con lo más típico del humor judío, empezó escribiendo, precisamente, comedia con el film What´s New Pussycat? en 1965, y ya para 1966 estaba dirigiendo What's Up, Tiger Lily?, un film delirante, donde realmente Allen no dirige sino los diálogos, pues la película ya existe; se trata de un film japonés de acción que Allen deja tal cual y del que sólo sustituye los parlamentos. Luego de esto continuó haciendo filmes cargados de ácida y surrealista comedia, y ésta parecía ser su marca y su camino, hasta que en 1977 empieza a trabajar con historias que tienen lugar en la ciudad de Manhattan. Estamos hablando de Annie Hall (1978), Interiors (1978) y Manhattan (1979). Acá Allen encuentra un nuevo nicho, a parte de la comedia: encuentra su ciudad, y su ciudad comienza a convertirse en tema. Al mismo tiempo, con estos film, Allen se vuelve más introspectivo y aborda de manera más seria el tema amoroso. Desde entonces, y tal como ya señalé, alternará y mezclará drama y comedia, siempre con una delicadeza y un ritmo muy suyo, muy fluido, que siempre deja un grato sabor de vida vivida, de alegría recuperada.

 

De Europa a la casa

Nueva York, personajes neuróticos, humor, sexo, relaciones de pareja, una película de Allen es absolutamente reconocible del resto de las películas de cualquier otro director. Hasta las más recientes, menos afanosas en su arte y más insistentes con el continente europeo, son películas de Woody Allen.

De este su período de vueltas por el viejo mundo, tenemos sin embargo, una que lo devuelve a Nueva York. Hablamos de Whatever Works, de 2009. Un viejo guión que, como ya dijimos en otro texto, se quedó congelado en los años setenta y que Allen retomó en los últimos tiempos. Se trata de una historia protagonizada por un tristón Larry David, genio cínico y amargado que se enamora de una joven chica, y que, a través de ella, baja al mundo material de las relaciones familiares y de pareja. Un film de Allen que redescubre rincones de Nueva York, que busca, que escarba en las verdades del amor (el amor homosexual, el amor de tríos, el amor del hombre maduro con una mujer más joven) y en general, en los caminos de la honestidad y la felicidad. Toda una pieza que rescata el viejo sabor a Manhattan y el viejo sabor a terreno conocido y amado.

No me queda más que invitarte a disfrutar del arte del Woody Allen este viernes 18 de noviembre con la comedia Whatever Works, como parte del ciclo Sujetos de culto, por Max.

Whatever Works, o Woody Allen y Larry David salieron a pasear un día

por max 6. octubre 2011 11:42

 

Woody Allen tenía pensado realizar Whatever Works (2009) en los años setenta. Pero su protagonista se murió. Se trataba de Zero Mostel, un gran comediante de teatro, ganador de premios Tony y compañero de aventuras de Mel Brooks. Mostel también hizo sus incursiones en Hollywood, pero antes de hacer una más murió de un infarto. Según se dice, Allen tuvo guardado el guión durante años, a la espera de un actor que diera la talla para el personaje protagonista. El mismo Allen tampoco lo quería interpretar. Boris Yellnikoff resulta sin duda un personaje particular. Es un profesor universitario retirado que se cree un genio, pues dice que estuvo a punto de ganarse un Nobel en mecánica cuántica. En su condición de supuesto genio, el resto de los seres humanos le parece una banda de ineptos. Por supuesto, es malhumorado, egoísta, antipático, cínico e insolente. Para colmo, el personaje intentará suicidarse, y para más colmo todavía, conocerá a una chica con la que tendrá una relación amorosa llena de quebrantos. Sí, a Boris pudo haberlo interpretado Allen, a su manera. Pero los personajes neuróticos de Allen resultan más bien ridículos, fragilones y hasta tiernos. Y Boris debía ser, sobre todo, antipático y maluco. Así que el tiempo pasó, y por ahí apareció un señor alto y calvo creador de la serie Seinfeld, que después se puso a hacer una serie de comedia para HBO, donde al parecer se interpreta a sí mismo. Hablamos, como ya sabrás, de Larry David, ese talentosísimo guionista que creó personajes maniáticos y de un finísimo humor basado en el acontecer cotidiano. Yo siempre he pensado que los personajes de David son «perversos cotidianos», y cuando digo perversos no estoy diciendo que son unos bichos sexuales al estilo Marqués de Sade. No, yo estoy hablando de personajes cínicos, maniáticos, con una inteligencia superior a la media que los lleva a «pervertir» la realidad; son pequeños, delicados perturbadores del orden de las cosas. Así son los personajes de David, algunos más escandalosos que otros. Pero eso son básicamente: terroristas del acontecer cotidiano. Entre esos personajes, Larry David haciendo de sí mismo y el profesor Boris Yellnikof hay conexiones indudables. Así que Allen encontró a su actor, y David a su vez un papel en el que intentaría interpretar un personaje parecido a él que no es él, sino un Woody Allen llevado a los extremos.

Lo que también agrada de Whatever Works, o un detalle que es de hacer ver, es que Allen mantiene la historia en Nueva York. Si bien en estos tiempos, el cineasta anda dando vueltas por Europa, buscando financiamiento y su buen tiempo por aquellos lados, el film que nos ocupa se mantiene en Manhattan, quizás, porque precisamente, el guión existe ya desde los setenta. Recordemos que a finales de esa década, Allen dirigió tres filmes representativos de su carrera y que tienen su lugar principal en el imaginario de su ya «allenesca» Nueva York. Estamos hablando de Annie Hall (1978), Interiors (1978) y Manhattan (1979). Así que resulta agradable volver a estar frente al paisaje newyorkino bajo la mirada particular de Allen, un film que nos deja el grato sabor de un regreso a su ciudad y a sus personajes neuróticos, muy cercanos a la idea del alter ego. Y si sumamos a Larry David a la fórmula, pues tenemos una comedia, sin duda interesante, que nos lleva a los viejos tiempos de Allen.

Whatever Works, el domingo 9 de octubre, por Max.

Para retransmisiones, haz clic acá.

archivos
 

etiquetas
 

más comentados